Grow Shop Galicia
Grow Shop Galicia es un blog cannábico dirigido a mayores de 18 años y que pretende aportar información rigurosa y contrastada sobre nuestra planta amiga.
No dudes en contactarnos

info@growshopgalicia.es

Top

La nueva ley de seguridad ciudadana y la marihuana

nueva ley de seguridad ciudadana españa

La nueva ley de seguridad ciudadana y la marihuana

Para poder entender la nueva ley de seguridad ciudadana es conveniente echar la vista atrás y analizar la conflictiva relación entre la marihuana y la ley a lo largo de su historia.

La legislación en torno al cultivo y consumo de marihuana ha ido cambiando a lo largo de la historia y de manera distinta a lo largo del mundo. Ideas religiosas, concepciones erróneas, razones médicas o políticas han influido en la manera de legislar de cada gobierno.

En los últimos 20 años numerosos países y regiones han ido suavizando las leyes contra la marihuana. Es difícil decir con seguridad dónde es legal su consumo y dónde no, ya que cada poco tiempo algún país cambia el enfoque de sus leyes en relación con el cannabis. Debemos tener en cuenta que en muchos lugares, si bien el cultivo y consumo sigue siendo ilegales de iure, en la práctica no se persiguen o se han descriminalizado; es decir, que ya no suponen un delito, sino una falta administrativa.

Legalidad del cannabis

Desde la antigüedad hasta hoy

nueva ley de seguridad ciudadana historia cannabisA lo largo de la historia nos podemos encontrar decisiones legales de lo más rocambolescas. Entre otras la del año 1378, en que el Emir Soudon Sheikhouni de Joneima prohibió el consumo de hachís entre los pobres, destruyó los cultivos y mandó que les arrancasen los dientes a los que desobedeciesen. Otro ejemplo lo vemos entre los años 1545 y 1564, en que la reina Isabel I de Inglaterra y el rey Felipe II de España ordenaron a sus súbditos cultivar cáñamo en sus tierras. De hecho, en Inglaterra se imponían multas a aquellos que no dedicaran uno de cada 60 acres al cultivo del cáñamo.

También Napoleón prohibió en 1798 a sus soldados que consumieran cannabis durante su expedición a Egipto… sin ningún efecto real, ya que los soldados siguieron fumando hachís a escondidas. Fue el Emir de Egipto quien consiguió ilegalizar el cannabis en 1868 bajo pena capital.

En resumen, que ha habido un poco de todo y nadie se ha puesto de acuerdo sobre la legalidad del cultivo. Es a partir de esta ilegalización cuando la cosa se pone más seria.

La primera ilegalización del cannabis en la era contemporánea la encontramos en Sudáfrica en 1911. En 1923 el delegado sudafricano en la Liga de Naciones (predecesora de la ONU) hizo un llamamiento a todos los gobiernos para establecer controles internacionales más severos a la marihuana. Según dijo, “los trabajadores de las minas eran menos activos” tras su consumo. Finalmente, en 1925 se firmó la Convención Internacional del Opio en Ginebra y se establecía que el cannabis era un narcótico y, por lo tanto, que no se debía permitir su producción, venta o uso, excepto para fines médicos o científicos.

Así las cosas y con la Convención de París de por medio, llegamos a 1961, año en que se firma la Convención Única sobre Estupefacientes, que sigue en vigor a día de hoy. 185 estados están adheridos a esta convención, aunque existen voces discrepantes desde hace años. Estas voces se han multiplicado desde que en la década de 1980 se descubriera el sistema receptor cannabinoide y se comenzasen a estudiar los posibles usos medicinales del cannabis.

Como muestra, en 2011 el Senado de Canadá emitió el un informe en el que declaraba lo siguiente:

Ante la insistencia de los Estados Unidos, el cannabis fue sometido al régimen de control más estricto de la Convención, el Anexo IV. El argumento para la clasificación del cannabis en esta categoría fue que existía un consumo muy extendido. La OMS descubrió posteriormente que el cannabis podía tener aplicaciones médicas después de todo, pero la estructura ya se había establecido y desde entonces no se ha tomado ninguna acción internacional para corregir esta anomalía.

Legislación del cannabis en España

Las leyes referentes al tráfico de drogas en España han ido cambiando a lo largo de los años. Resumiendo un poco, las últimas dos leyes de calado que se promulgaron al respecto fueron las conocidas como Ley Corcuera (o ley de la patada en la puerta) y la Ley Mordaza.

Ley de Seguridad Ciudadana de 1992 o Ley Corcuera

José Luis CorcueraLa mayor polémica en torno a esta Ley era que facultaba a las fuerzas de seguridad del Estado a entrar en una propiedad privada en la que se sospechase que se pudiera estar cometiendo un delito, sin necesidad de obtener una orden o autorización judicial. De ahí el sobrenombre de “ley de la patada en la puerta”. Aquí puedes ver las referencias que hace al cannabis, especialmente el artículo 25.

Art. 23: “Constituyen infracciones graves: […] La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos.”

Art. 25: “Constituyen infracciones graves a la seguridad ciudadana el consumo en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como la tenencia ilícita, aunque no estuviera destinada al tráfico, de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya infracción penal, así como el abandono en los sitios mencionados de útiles o instrumentos utilizados para su consumo.”

Nueva Ley de Seguridad Ciudadana

Jorge Fernández Díaz

Probablemente una de las más polémicas que se han promulgado en los últimos 25 años, la ley mordaza sustituye a la ley Corcuera, endureciendo las sanciones, que pueden llegar a los 600.000€. Además de diversas limitaciones a la libertad de expresión y manifestación, también afecta a la tenencia,  consumo y cultivo de marihuana y su legalidad. El proyecto de ley de seguridad ciudadana fue presentado por el Partido Popular en el año 2013 y entró en vigor el 1 de julio de 2015 tras varias modificaciones, siendo ministro del interior Jorge Fernández Díaz (en la imagen a la derecha). Estos son los párrafos 16 y 18 de la ley mordaza:

Son infracciones graves:

[…]

16. El consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos públicos o transportes colectivos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares.

[…]

18. La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sean constitutivos de infracción penal.

Aquí tienes el texto en el BOE de la ley de seguridad ciudadana (PDF).

Artículo 368 del Código Penal

Este artículo, en su última revisión de 2010 no incluye como delito el autoconsumo o el consumo compartido. Este es un punto importante, ya que el consumo en presencia de personas no consumidoras de cannabis se entiende como favorecimiento o facilitación al consumo, que sí está tipificado como delito. Los delitos tipificados en este artículo se pueden ver modificados por el Artículo 369. Este artículo establece agravantes como cantidades incautadas, pertenencia a banda organizada, adulteración de sustancias que pueda aumentar el riesgo para la salud, etcétera. Puedes ver la reforma del código penal en el BOE aquí.

Muy bien, pero ¿Me pueden multar por posesión de marihuana?

En cuanto a la tenencia y consumo de marihuana está bastante claro. Consumir o portar cualquier sustancia estupefaciente en la vía pública es sancionable. Y si superan determinadas cantidades se entenderá que están destinadas al tráfico. A la hora de poner multas por marihuana, el límite se suele establecer de acuerdo con las estimaciones que el Instituto Nacional de Toxicología indica en la tabla elaborada en 2001. Estas estimaciones establecen que un consumidor habitual suele adquirir la cantidad necesaria para consumir durante 5 días y establece también el consumo medio por persona. De esta forma, lo que se puede considerar una cantidad para consumo propio son 100g de marihuana o 25g de hachís. La tenencia de marihuana en cantidades superiores se consideran narcotráfico en España.

Aparentemente indica que el cultivo es ilegal, excepto si se realiza en lugares privados, fuera de la vista del público y para consumo particular no destinado al tráfico. Este párrafo tiene un defecto básico: es demasiado genérico y ambiguo, dejando vía libre a la interpretación de la ley, por lo que existe una seria inseguridad para cualquier autocultivador o consumidor de cannabis. Como punto favorable, esta nueva redacción mejora ligeramente la protección ante denuncias indiscriminadas.

¿Cuántas plantas se pueden tener legalmente?

La respuesta no es sencilla, porque no hay un número legal de plantas en ninguna ley o normativa. Tras la incautación habría que separar el producto final del resto de la planta, la tierra, el agua del interior… El informe pericial que se emita al respecto debe incluir información muy detallada y precisa, lo que puede ser complejo. Se calcula entonces si esta cantidad es razonable para el autoconsumo. Esta decisión corresponde a los tribunales.

cuantas plantas puedo tener
Compartir

Mucho trabajo y poca diversión hacen de Pedro un autentico "info weed addict".

No hay comentarios

Escribe un comentario